8 de marzo -2017 Las trabajadoras con las manos doblemente atadas

Ester Kandel

Ante la ofensiva del gran capital, a través de sus voceros misóginos y racistas, las mujeres, nos hacemos oír nuevamente en las calles, por varias reivindicaciones, desde poder decidir sobre nuestros propios cuerpos, garantizando la vida y a la vez exigiendo una vida digna a través de trabajos genuinos, educación y salud, sin violencia y sin discriminación laboral, para nosotras y el conjunto de la población.

Todos los días decimos NI UNA MENOS y sin embargo, todos los días la vio-lencia de sus parejas, deja una más sin vida.

También nos ponen como modelo los países desarrollados, siendo éstos denun-ciados el domingo 22 de enero del corriente en la Marcha de las Mujeres.

DESCARGAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>