¿Hacia dónde va la integración regional en Nuestra América?

FISYP

El estudio que presentamos a continuación, posible gracias al apoyo de la RLS, da cuenta de las contradicciones presentes en el proceso de integración regional.

Esta tiene dos direcciones antagónicas: liberalizar la economía o generar nuevas alternativas enfrentadas al proyecto hegemónico, en búsqueda de otra integración, como es el caso de UNASUR y CELAC, que excluyen tanto a EEUU como a Canadá, reconociendo la diversidad de los componentes.

En el primer capítulo se estudian los proyectos hegemónicos, tomando como referencias al Banco Mundial, al accionar de los Estados capitalistas y las CTN, es decir, la integración capitalista.

En el segundo, los contrahegemónicos, surgidos de las distintas experiencias históricas, que fueron transitando desde la negación a la dominación y a la integración subordinada, a la integración alternativa sustentada en la soberanía popular.

Son las experiencias del ALBA-TCP, la Alternativa Bolivariana de los Pueblos de América Latina y los Tratados Comerciales de los Pueblos. Las creaciones como el Banco del ALBA, Petrocaribe, el SUCRE y el intercambio mediante monedas locales, novedosos institutos de articulación productiva, comercial y financiera.

En el tercero se avanza en un primer balance de los distintos proyectos de integración existentes en la región.

DESCARGAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>