Suscribite al boletín de la FISYP, agregando aquí tu dirección e-mail.

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

Entrevista a Fabiana Arencibia de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) y Red Eco

"La política de la AFSCA se centró en batallar contra el grupo Clarín y no se aplicó el resto de la Ley de Medios y menos aún para nuestro sector"

Fecha de publicación: 7 enero, 2016

Rebelión

M.H.: Estamos en línea con Fabiana Arencibia de Red Eco alternativo y representante de la Red de Medios Alternativos, ha intervenido en varias audiencias vinculadas a la Ley de Comunicación Audiovisual. Me gustaría que desarrollaras el tema de la intervención al AFSCA por la cual la Red de Medios Alternativos ha emitido un comunicado hace unos días.

F.A.: Ese es el segundo comunicado que sacamos, hubo uno anterior que se emitió cuando el gobierno firmó el primer Decreto que fue de necesidad y urgencia, que fue el que modificó la Ley de Ministerios. Hay que ver esto como un proceso, se llegó a la intervención ultima de la AFSCA porque previamente el gobierno nacional había emitido un decreto a través del cual generó un Ministerio de Comunicación que puso bajo su esfera a dos entidades, la AFSCA y la AFTIC que por ley están definidas como autónomas, autárquicas y no dependientes de ninguna estructura ministerial.

Ese primer paso permitió dar un segundo que fue dictar un segundo decreto, esta vez común y corriente, que no necesita ser ratificado por el Parlamento, a través del cual se establece la intervención de los organismos porque el Poder Ejecutivo puede definir intervenciones de organismos que están bajo su estructura, por eso dio ese primer paso de crear el Ministerio de Comunicación. De esta manera se llegó a la posibilidad de la intervención a través de un decreto común y no por uno de necesidad y urgencia.

M.H.: Mencionás el tema parlamentario pero también la Suprema Corte de Justicia había declarado constitucional la Ley de Medios.

F.A.: Sí, yo relato cómo llegamos al momento de la intervención. Una maniobra que crea un ministerio ilegalmente, por decreto de necesidad y urgencia, y pone a dos organismos que estaban fuera del área ministerial, adentro, y eso lo habilita para intervenirlos.

Desde el punto de vista de la Ley de Medios esto va en contra de los mecanismos que la propia ley define. En el artículo 14º dice cómo hay que hacer la remoción de los integrantes de la AFSCA y del Consejo Federal, porque hay que aclarar que no solamente está este organismo dentro de la estructura que la ley prevé, sino que hay otro organismo que es el Consejo Federal que está formado por todas las provincias, por los representantes de los medios sin fines de lucro, los representantes de los trabajadores del sector de la comunicación; tiene una constitución más federal y multi representativa de los distintos sectores.

La intervención barrió con todo eso, no solamente al directorio del AFSCA, sino que también se pasó por encima de este Consejo Federal. Como bien decías, una de las cosas que trajo todo este proceso de judicialización que hizo Clarín respecto de la aplicación de la Ley de Medios y la pelea con el gobierno, fue que parte de las cosas que dijo la Corte es que esos organismos debían mantener su independencia y no solo de su estructura sino también una independencia política, que es una de las cosas que se le cuestiona a Martín Sabatella, ex presidente de la AFSCA, la falta de independencia política para poder llevar adelante la aplicación de una ley con un organismo que como autárquico no tendría que tener una dependencia política de ningún gobierno de turno.

Si se lee detalladamente el segundo decreto que es el que define la intervención, todos los considerandos que lo fundamentan apuntan a faltas concretas de la aplicación de la ley que son ciertas, son cosas que nosotros desde la Red de Medios venimos denunciando, la falta del avance de la aplicación de una política que desde la AFSCA se centró en batallar contra el grupo Clarín y que esa dicotomía de pensar que la aplicación de la ley se trataba de bajar al grupo Clarín, llevó a una no aplicación de todo el resto de la integralidad de la ley y menos aún para nuestro sector.

Lamentablemente lo que hace este decreto es tomar elementos que son ciertos, 7 años de la sanción de una ley y prácticamente su no aplicación, para fundamentar el no cumplimiento de los deberes de funcionario público. Entonces, al justificar de esa manera su incumplimiento y su falta de independencia política interviene, pero de manera irregular porque la propia Ley de Medios tiene mecanismos de votación para hacer la remoción de quienes no cumplan con los deberes dentro de la AFSCA.

Esa es la mezcla de una cuestión política con elementos que son de la realidad concreta. La cuestión política a mi modo de ver tiene como objetivo barrer con todos estos organismos para centralizar en el Ministerio de Comunicación, y más que por la cuestión de los medios, creo que tiene que ver con las telecomunicaciones que es donde más dinero se mueve.

M.H.: Justamente estaba leyendo la editorial de Ricardo Roa del pasado domingo en Clarín. No se cuida demasiado en señalar que la ley apuntaba a desguazar a Clarín, colocándose en el lugar de víctimas, pero dice “se desperdició la oportunidad de impulsar el desarrollo tecnológico y la promoción de inversiones en las telecomunicaciones”.

F.A.: Hay un artículo dentro de la ley que dice que cuando avance la digitalización habrá que ver cómo se adapta la ley a las nuevas tecnologías. En un momento en que ya empezaba a pesar lo del triple play y una serie de cuestiones que no entraron en la ley, por eso lo que se hace es sancionar otra ley y crear otro organismo como es la AFTIC. Hay que observar también que esta ley de telecomunicaciones que fue sancionada durante el gobierno kirchnerista, en cierto sentido también está violando un artículo de la Ley de Medios que dice que las telefónicas no pueden tener medios de comunicación, sin embargo, la ley creada por la autoridad para las telecomunicaciones abre el negocio de la radiodifusión a las telefónicas. Ahí también hubo una violación de la ley.

M.H.: Como en el caso de Canal Once, en relación a Telefónica.

F.A.: Claro, entonces el problema para el actual gobierno, hablando políticamente, es que a Clarín lo dejaron afuera de ese negocio porque también le bajaron el dedo con el intento que hizo de comprar Nextel para tener una base en telecomunicaciones que después le permita disputar ese negocio también, dentro de lo que es el canal de cable que es lo más rentable. Por lo tanto, Clarín que se quedó afuera en el proceso anterior, ahora pretende, a mi modo de ver, mover todo eso, unificar todo y habilitar para que el grupo Clarín pueda salir a competir con los otros dos grupos de telecomunicaciones, vinculados al tema de los medios.

La propia Ley de Medios habilita su modificación para poder adaptarla a los avances tecnológicos

M.H.: Participaste activamente del debate de la Ley de Medios y otro de los señalamientos que hace Ricardo Roa en este pequeño editorial de Clarín del domingo pasado, es que la ley sería regresiva, ¿vos compartís este punto de vista?

F.A.: No sé a qué se refirió cuando dijo regresiva.

M.H.: Dice: “es una tienda de antigüedades”.

F.A.: Yo creo que la Ley tiene un montón de elementos que son superadores para el momento en que se discutió. Creo que si hay cosas para modificar en la Ley habría que discutirlas ahora en el Parlamento. Inclusive el artículo 47º de la Ley establece que cada dos años deberían revisarse cuestiones que vayan quedando obsoletas, lo que pasa es que en este tiempo tampoco eso se hizo. Es la propia Ley de Medios la que habilita su modificación para poder adaptarla a los avances tecnológicos. Me parece que la excusa de lo viejo o no viejo de la Ley opera como un argumento más para poder barrer con la Ley de Medios.

Puedo llegar a compartir que algunas cuestiones de la Ley en determinado nivel de operadores no son aplicables, pero desde nuestro sector quiero señalar que nosotros hace 7 años que estamos pidiendo que mínimamente se aplique al sector que se encuentra dentro de la Ley y no hemos recibido avances. Pocas expectativas tenemos ahora, en el marco de este gobierno que considera, como dice el último decreto, “la industria de los medios de comunicación” y habla de “clientes” cuando ese término ya se había revertido, se hablaba de la comunicación como un derecho, de audiencias y no de clientes.

Todo eso da conceptualmente una claridad para saber a dónde se va a parar ahora, para cambiar el enfoque de la comunicación como un derecho humano, de la libertad de expresión en los términos que internacionalmente se concibe. Incluso ha salido un artículo de un reportaje que le hicieron en el Buenos Aires Herald a quien es titular de la relatoría de la libertad de expresión de Naciones Unidas que plantea su disidencia absoluta con estos mecanismos y también habla de este concepto, del derecho humano a la comunicación y que todo esto barre con este concepto.

Ninguno de los medios alternativos, comunitarios y populares ha logrado una licencia en estos 7 años

M.H.: Volviendo al tema de los medios alternativos, comunitarios y populares, ¿la Ley de Medios significó un avance?

F.A.: La Ley de Medios en la práctica concreta no significó un avance porque nosotros que no estamos especificados como actores dentro de ella. Significó un avance en cuanto a reconocer que hay un tercio del espectro que no son para quienes pretendan lucrar con los medios de comunicación. Pero en esa entidad que la ley llama “sin fines de lucro”, el 33% donde han quedado nuestros medios, los representantes parecemos loros repetidores insistiendo en que nuestros medios comunitarios no son un organismo sin fin de lucro como puede ser una fundación o una asociación como la Bolsa de Comercio o la AFA, o sea, para la ley la AFA es lo mismo que una radio comunitaria en el momento de definir concursos.

Por eso decimos que la Ley nos reconoce porque habla de nuestra existencia pero no legisla sobre los derechos concretos hacia nuestro sector, con lo cual en la práctica nos encontramos con dificultades porque ninguno de nuestros medios ha logrado una licencia en estos 7 años.

Se ha avanzado en la entrega de fondos del FOMECA, con bastante retraso porque pasaron 2 años hasta que se pudo implementar, lo cual fue también todo un proceso porque al principio quienes no tenían algún tipo de licencia o reconocimiento no podían recibir fondos para sus proyectos. Todo esto porque el fondo del tema, que es la legalidad de una licencia, no fue solucionado.

Siempre digo que llegamos a un punto en el que viene un gobierno a querer arrasar con la Ley, con un sector que sigue estando prácticamente en las mismas condiciones en las que estaba antes de que se sancionara.

M.H.: Pero que ha avanzado mucho, yo tengo la sensación de que los medios alternativos se han extendido mucho. Recuerdo hace tiempo cuando se fundó el FODEMA (Foro de Medios Alternativos) éramos un puñado muy pequeño de medios, hoy en día las reuniones que se hacen de la Red Nacional de Medios Alternativos en distintos puntos del país, tienen una asistencia que supera en diez veces o más a los que integrábamos el FODEMA a comienzos de los 2000.

F.A.: Sí. Y hay un crecimiento de la calidad, desde los contenidos, la apropiación de tecnología, hay muchos avances y un reconocimiento por parte de medios de otros países. Hay una vista puesta sobre el proceso de la Red de Medios en Argentina.

M.H.: Es una referencia.

F.A.: Claro. Nosotros tal vez no tenemos dimensión de lo que eso significa, nos cae la ficha cuando alguien nos escribe pidiéndonos los documentos porque están necesitando armar algo similar, entonces quieren ver cómo fue el proceso acá. Ahí nos damos cuenta de que hemos andado un camino que puede servir para aplicar en otros lugares.

M.H.: ¿Cómo anda Antena Negra TV?

F.A.: Hubo una apelación por parte de la empresa de vigilancia Prosegur que se presentó como querellante, Antena Negra se presentó a través de un escrito para volver a presentar en segunda instancia donde se apeló la absolución y la no culpabilidad de interferencia, dada la ilegalidad de Prosegur en esa frecuencia. Eso por ahora quedó ahí porque se viene la feria judicial y los expedientes no se mueven, así que esa es la situación, apelación por parte de Prosegur y la respuesta por parte de Antena Negra con los mismos argumentos conque fue sobreseído en primera instancia. Como pasó a otra instancia tuvieron que volver a presentar los mismos argumentos.

M.H.: ¿Está transmitiendo?

F.A.: Sí, empezó a transmitir el 20 de diciembre.

M.H.: Me sorprendió mucho porque paralelamente a sacar del aire a Antena TV, los legisladores porteños aprobaron un Proyecto de ley presentado por el diputado Pablo Bergel que declaraba al canal comunitario, alternativo y popular Antena Negra TV de interés cultural y educativo para la Ciudad de Buenos Aires. Una situación contradictoria, la aprobación de este Proyecto de ley por parte de la Legislatura y, por otro lado, el atropello de haberlos sacado del aire, donde Prosegur está utilizando una frecuencia que no le corresponde.

Te cuento que hice un acto de autoflagelación y vi todo el programa de Luis Majul el pasado domingo. Lo denunciaron por recibir 14 millones de pesos del Gobierno porteño entre otras cosas para producir eventos y repartir volantes. Inocentemente pensé que iba a decir algo en su último programa, pero no lo hizo. También ha quedado silenciada la situación de Fernando Niembro. ¿Cómo ves esto que se ha conocido respecto de estas productoras que se benefician del dinero público, en funciones para las que no han sido creadas?

F.A.: Digo que el que se sienta libre de culpa que tire la primera piedra, y no estoy hablando de nosotros precisamente. Hablo de que esto no creo que sea de exclusividad de sectores macristas, sabemos muy bien el manejo absolutamente discrecional de la pauta publicitaria que se hizo durante todos estos años, desde el punto de vista que a muchos de los medios, tanto gráficos como televisivos que estaban alineados con el kirchnerismo se les dio mucho dinero y se le restringió a la oposición política.

Esto tiene que ver con que no hay una ley nacional que regule el tema de la pauta oficial, entonces cada gobierno que sube maneja la pauta de acuerdo a los intereses que tiene y a los medios que intenta de alguna manera sostener para poder apoyar el proyecto político. Ahora que se cortó ese chorro se evidencia que cuando una empresa capitalista empieza a ganar menos recorta salarios y despide trabajadores. A los medios les cortan el dinero que los ayudó a sostenerse durante estos años y obviamente empiezan el recorte por los trabajadores.

M.H.: Hoy precisamente se movilizaron trabajadores que responden al grupo de Szpolski y Garfunkel. Y ya hubo ajustes dentro de los medios que controlaba el dirigente sindical Víctor Santa María. Hay una gran cantidad de radios que no han pagado los aguinaldos, hoy estaba haciendo una nota sobre ese tema, y situaciones como la de Radio Rivadavia que lleva 2 meses sin pagar. ¿Algo más que agregar Fabiana?

F.A.: Seguiremos en contacto, creo que este año va a ser de estar en la calle, de lucha por parte de todos los sectores populares, porque nada bueno viene a traer el macrismo y se ha encontrado con una base del gobierno anterior que ha dejado una gran cantidad de cosas para que pueda aplicar su política. Sabemos que estos conceptos empresariales de la conducción de un país solo pueden llevar al beneficio de los capitalistas, nosotros estamos del otro lado, por lo tanto, vamos a tener que salir a enfrentarlos.

M.H.: Como siempre.

F.A.: Sí. Estamos acostumbrados.

Última modificación: 23 de enero de 2016 a las 13:43
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.