Suscribite al boletín de la FISYP, agregando aquí tu dirección e-mail.

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

alt_text

La Comisión Bicameral de la Deuda

Fecha de publicación: 4 diciembre, 2015

En la conflictiva situación que vivimos donde viene una nueva concepción del ejercicio del gobierno, con diferencias políticas evidentes, y queda atrás una detestable forma de ejercer el poder, cargada de suficiencia, soberbia y autoritarismo, pero enmascarada en una ficcional democracia nacional y popular, lo ocurrido con la Comisión Bicameral de la deuda, es un testimonio claro e irrefutable de la forma de manejarse del gobierno que se va.

Cuando el año pasado se discutió la Ley de Pago Soberano enviada al Congreso, para obviar las decisiones del Juez Griesa, casi todos los referentes de la oposición (con la notable excepción de los legisladores del Pro) pidieron que se realizara una investigación sobre la deuda. Como no resultaba fácil aprobar la ley, aun por la resistencia de algunos aliados del oficialismo, se decidió incluir el articulo 12 por el cual se creaba una Comisión Bicameral Investigadora integrada por ocho senadores y ocho diputados.

Aprobada la ley no había la menor intención que esa Comisión funcionara, porque entre sus competencias estaba auditar los canjes de deuda del 2005 y 2010, y eso iba a poner en evidencia, las falsedades sobre las quitas, y los delitos del canje del año 2010, en los que el Vicepresidente de la Nación estaba involucrado.

Ante la insistencia de algunos pocos legisladores, recién se constituyó en abril, aunque la ley fue aprobada en septiembre.

Desde abril hasta ayer solo tuvo seis reuniones. La primera para constituirse formalmente, la segunda para discutir el Reglamento, la tercera y cuarta para firmar dos acuerdos con instituciones que solo hacen análisis económicos, lo que nada tenía que ver con el objeto de la Comisión que era INVESTIGAR.

La quinta reunión se hizo a los efectos de escuchar un largo monólogo del Presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, que dijo que no había registros de la deuda privada, que no había datos fehacientes sobre la deuda en los períodos investigados, haciendo la apología de los canjes.

Excepto la absoluta ignorancia de algunos legisladores que se maravillaron de datos de la deuda que dio, el Presidente no contestó ninguna de las preguntas que le hiciera el Diputado Claudio Lozano. Esas preguntas ampliadas se le hicieron llegar por escrito y tampoco las contestó.

Hace apenas unos días recibí un interrogatorio que me hizo llegar el Presidente de la Comisión, Diputado Calcagno, que fue contestado a los cinco días de recibido (Fueron 30 páginas de una síntesis de lo investigado por mi).

También recibieron interrogatorios el Licenciado Giuliano y la Doctora Graciela González, quienes también hicieron lo propio, y el Fiscal Federal Federico Delgado, quien hizo llegar todos sus pronunciamientos sobre la ilegalidad de la deuda y las presentaciones hechas para que el gobierno se hiciera cargo a través de la Procuración del Tesoro, para recuperar el dinero de la deuda privada.

No se pidieron las causas penales, no se pidió información ni al Banco Central ni al Ministerio de Economía, tampoco se pidió a la Procuración del Tesoro los dictámenes sobre deuda, nada relevante a los efectos de la investigación. La Comisión no tuvo ningún apoyo de técnicos ni de expertos, no se le dio presupuesto. En definitiva se la dejó languidecer hasta su próxima extinción.

El día 30 de septiembre venció el plazo fijado en la Ley para presentar el informe, y sólo el diputado Claudio Lozano presentó un voluminoso informe de 200 páginas en el que colaboré con los aportes de mi propia investigación, datos de las causas penales, y documentos varios.

El informe fue entregado al Presidente, que sostuvo que estaba preparando el suyo, lo que suena como irrelevante, porque tendría que someterlo al pleno de la Bicameral, y se ignora sobre la base de que elementos lo puede haber elaborado, ya que no se pidió documentación alguna y el plazo ya venció.

Supongo que el Presidente de la Bicameral, diputado Calcagno, que termina su mandato legislativo debe estar molesto porque supuso que algo se iba a poder hacer, sin darse cuenta que esta era otra de las tantas maniobras del gobierno del que formó parte, para sacar una ley y después no cumplir con una de las obligaciones contenidas en la misma.

Otro ejemplo de como se manejó el gobierno nacional y popular, aclarando que todo lo aquí relatado está debidamente documentado. Me gustaría que muchos amigos que siguen fervorosamente las políticas del gobierno opinaran sobre esto

Última modificación: 4 de diciembre de 2015 a las 14:09
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.