Brasil. Joao Pedro Stedile hace un primer balance político de las elecciones: Bolsonarismo derrotado, el centro fortalecido y la izquierda en recuperación

Resumen Latinoamericano, 16 de noviembre de 2020.

Entrevista con Joao Pedro Stedile analizando los resultados de las elecciones municipales celebradas el pasado domingo en Brasil.

-¿Qué revela el resultado de las elecciones municipales de este año sobre la política y la democracia de nuestro tiempoEn las últimas elecciones reinó el discurso de lo nuevo. En éste, ¿ha vuelto a la escena el viejo juego de los intereses privados y partidistas?

-Las elecciones de este año contaron con el excepcional escenario del cuidado por el Covid-19, que impidió mítines y grandes movilizaciones. Y la expectativa de si habría o no influencia de las fake news y de la extrema derecha, que llegaron a Planalto. Nos dimos cuenta de que no había debate sobre problemas nacionales o sobre proyectos para salir de la crisis. Prevaleció la situación local, la principal influencia de las características personales de los candidatos y también un cierto juicio de quienes acudieron a la reelección.

¿Cuál es su análisis de los resultados electorales en las principales capitales del norte, noreste, sureste y sur?

-Los resultados electorales mostraron una derrota de la extrema derecha, los bolsonaristas. Derrota de la Iglesia Universal, que tiene un proyecto de poder político nacional, con sus dos principales candidatos: Crivella (Río de Janeiro) y Russomano (Sao Paulo). Derrota de candidaturas vinculadas al aparato represivo, como delegados, policías militares, miembros de las fuerzas armadas. Las victorias de estos candidatos, que eran miles, fueron muy pequeñas. Derrota de los tucanes que no pudieron separarse del golpe que ayudaron en el 2016, de haber gobernado con Temer y ayudar a elegir a Bolsonaro. Hubo victorias para los alcaldes que fueron reelegidos en el sentido de que el pueblo apostó a más de lo mismo (Florianópolis, Curitiba, Salvador, Fortaleza y BH).

El llamado Centão (mdb, dem, pp) también salió victorioso con candidatos reconocidos, la reelección de muchos alcaldes y su maquinaria financiera y electoral. Pero son victorias individuales que no necesariamente se acumulan para proyectos nacionales. Revelan la hegemonía que existe en todo el país de una manera conservadora de hacer política y analizando si fue un buen alcalde o no. La izquierda volvió a la escena, le fue bien en varias capitales y grandes ciudades y puede ganar en varias ciudades, derrotando al bolsonarismo y a la prensa burguesa, que seguía diciendo que no tenía líderes, que no tenía programa y que estaba dividida. O’Globo debería al menos morderse la lengua, ya que no se avergüenza de sus mentiras. Y su dúo para 2022 (Hulk-Moro) no tuvo influencia en las elecciones. Ciro mantuvo su fuerza en Ceara. Flavio Dino no logró nacionalizar. Lula suma puntos con victorias por la izquierda.

La novedad en mi opinión fue también la existencia de muchos candidatos vinculados a movimientos populares, con mujeres, negros, jóvenes, algunos incluso con pizarras colectivas, lo que también es una novedad positiva, independientemente del resultado. ¡Puede señalar la necesaria renovación de los actores en la política institucional! En definitiva, el bolsonarismo fue derrotado, el centro se fortaleció y la izquierda se recupera.

Joao Pedro Stedile

– La pandemia de 2020 trajo al debate una serie de temas, como la emergencia climática, la concepción de otra lógica económica, la necesidad de una renta básica e incluso un redimensionamiento del poder y las acciones estatales. Según el resultado de las elecciones, ¿cómo deberían evolucionar estos debates? ¿Y qué debe reflejarse en las elecciones presidenciales?

-Brasil vive la peor crisis de toda la historia. Y el mundo también. Es una crisis del modo de producción capitalista, del estado burgués en forma de práctica de una falsa democracia, que no garantiza iguales derechos a toda la población. Una crisis medioambiental y hasta valores civilizatorios. Lamentablemente, estos temas no se abordaron en las campañas, a pesar de que los derechos fundamentales de empleo, ingresos, vivienda, tierra, salud y educación se realizan en el municipio. Pero de alguna manera las elecciones municipales en Brasil, incluso en las capitales, nunca se extrapolaron de cuestiones locales, y como dije, están muy influenciadas por la popularidad y el carisma de los candidatos, sin importar partido o programas.

Espero que los movimientos populares, las iglesias, todas las fuerzas sociales del país, lideren este debate. Necesitamos construir y unir fuerzas en torno a un nuevo proyecto popular para el país. Hay algunas iniciativas en marcha, pero hay que masificar el debate, desde la base, la militancia y a nivel nacional con los líderes que son referentes. Desafortunadamente, esto solo será posible después de que tengamos la vacuna, para realizar reuniones, debates públicos y movilizaciones masivas. Por otro lado, la contradicción positiva es que la burguesía brasileña está totalmente subordinada al capital internacional y financiero, y no tiene y no quiere tener un proyecto de nación.

El único proyecto de los capitalistas brasileños es aumentar sus ganancias. Se están tirando a la gente. Imagínese, están tirando a la basura, 60 millones de trabajadores adultos, los que hicieron cola por 600 reales, que ya no tienen ninguna inclusión en el sistema productivo, y están al margen de la ciudadanía, los derechos fundamentales a la alimentación saludable, la vivienda digna, el trabajo, la tierra y los ingresos. El «Brasil rechazado» es el segundo país más grande de América del Sur, justo después del Brasil total.

– ¿Cuáles son las soluciones a los problemas sociales que tenemos en Brasil, además de la política como la conocemos? ¿Cómo ve la propuesta de teóricos, como el francés Gael Giraud, que proponen una conversión espiritual y política para transformar realmente las instituciones sociales que necesitan ser modificadas?

-Si la burguesía tuviera algún compromiso con la nación, ayudaría a apartar a Bolsonaro y a construir con otras fuerzas un programa de transición mínimo, para salvar vidas, salvar empresas estatales, reconstruir políticas públicas para proteger a la gente, inducir inversiones para sectores productivos (y no financieros y especulativos como ahora) para solucionar los problemas fundamentales de la gente.

Lamentablemente esta propuesta, aunque defendida por varios dirigentes como Lula, Requião, Ciro, Flavio Dino, CNBB y sectores de la intelectualidad, parece que no será viable. Brasil necesita un programa mínimo y urgente a corto plazo que represente un freno al sangrado social y vuelva a poner al país en la senda de la democracia social. Y para eso, el primer paso es ahuyentar al capitán loco y genocida.

Por otro lado, se articuló un importante debate nacional para construir un proyecto de largo plazo, que, de hecho, representó la solución a los problemas económicos, sociales, ambientales y políticos de todas las personas. Pero aliado a la construcción del proyecto, será necesario crear fuerza social, lo que solo sucederá con un resurgimiento del movimiento de masas, como sucedió en la crisis de los 60, en la crisis de los 80. Todos los grandes pensadores actuales de la humanidad han estado reflexionando sobre la necesidad de resolver la crisis histórica, con un nuevo programa civilizador postcapitalista que garantice la mejora de las condiciones de vida y los derechos fundamentales de todos los seres humanos, en cualquier lugar del mundo.

El Papa Francisco, ha sido uno de ellos y se ha convertido en un gran líder mundial, más grande que la comunidad católica. Sus dos encíclicas (Alabado sea y Todos somos hermanos) son un gran aporte analítico y todo militante de izquierda debería estudiarlo. Llegó a decir recientemente que ante esta crisis, los derechos a la tierra, el trabajo y la vivienda digna son un derecho sagrado. Es la voluntad de Dios y por lo tanto debería ser la agenda de todo buen cristiano. Tener un proyecto, tener fuerzas organizadas y tener movilización de masas, puede llevar años, ciertamente no lo resolveremos solo con las elecciones de 2022, pero así es, y soy optimista, porque el capitalismo como sistema no es una solución a los problemas, al contrario, solo empeoran y la burguesía deja de ser una clase progresista. Por tanto, solo la organización de trabajadores puede construir un futuro prometedor para la sociedad, aquí y en el mundo.

Fuente: Página de Ihu-Unisinos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>